Alteraciones de la Conciencia

La pérdida de la conciencia ocurre cuando no llega suficiente cantidad de sangre al cerebro. Tanto la lipotimia como el síncope y el desmayo se producen por una caída brusca de la irrigación sanguínea cerebral.


Lipotimia, síncope y desmayo

La lipotimia es un estado de pérdida leve de la conciencia.

El desmayo y el síncope son estados de pérdida completa de la conciencia.

Las causas

El síncope se puede producir por causas cardíacas y causas no cardíacas. Las cardíacas son las más frecuentes (cerca del 80%) entre las que se encuentran la arritmia (movimiento inadecuado del corazón. Demasiado rápido o demasiado lento), la disminución de la presión arterial o la disminución del retorno venoso al corazón.

Dentro de las causas no cardíacas se pueden mencionar alteraciones neurológicas, ayuno prolongado, estrés y emociones fuertes. Estas causas son también compartidas por la lipotimia y el desmayo.

Las personas diabéticas pueden tener una alteración del estado de la conciencia cuando les disminuye el nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia) o cuando sube demasiado (hiperglucemia)

Síntomas

Ante una persona que está sufriendo de un desvanecimiento a causa de la pérdida de la conciencia se pueden observar los siguientes signos o señales

Síntomas previos al desvanecimiento
Debilidad bruscaVisión borrosa
Palidez en rostro, labios, etcSudoración fría
ConfusiónPalpitaciones

Los Primeros auxilios

El auxiliador debe determinar el estado de conciencia. Para ello se puede recurrir a estímulos verbales y táctiles con preguntas como:

  • ¿Me escucha?

  • ¿Cómo se llama?

  • ¿Está usted bien?

Para un estímulo táctil se debe tomar a la víctima de los hombros y sin moverla ejercer leve presión sobre ellos. Este tipo de estímulo es muy importante sobre todo porque la víctima podría tener disminuida su capacidad de audición.

Si la persona está inconsciente se debe llamar al número de emergencia local.

Buscar si tiene algúna medalla o pulsera sanitaria que indique si la persona posee algúna enfermedad como por ejemplo diabetes o epilepsia. También se puede preguntar si alguien conoce a la víctima y si sabe si ésta posee algúna de estas enfermedades.

Se debe colocar a la víctima en un lugar fresco, ventilado y seguro (se puede generar un cordón humano alrededor de la víctima con suficiente espacio para dar aire)

Colocar a la víctima de espaldas al piso y elevar las piernas un poco (30 grados aproximadamente) para facilitar el retorno venoso al corazón.

Verificar los signos vitales de la víctima.

Si al cabo de unos minutos la persona no reacción o tiene náuseas o vómitos se la debe colocar en posición lateral de seguridad.

Lo que no se debe hacer

  • No se debe dar comida ni bebida a una víctima inconsciente.

  • No se debe forzar hacia abajo la cabeza de la persona.

  • No se debe colocar una almohada debajo de la cabeza de una víctima inconsciente.

  • No se debe abofetear ni echar agua en la cara a una persona inconsciente para tratar de que reaccione.

  • A la víctima no se le debe hacer oler alcohol ni perfumes.

La epilepsia es un trastorno neurológico que provoca convulsiones recurrentes. Es frecuente que las personas que sufren de epilepsia tengan sensaciones premonitorias que se llaman auras. La crisis epiléptica se caracteriza por la pérdida del conocimiento, la caída de la persona al suelo, sacudidas musculares fuertes, hipersalivación y respiración sonora.

Convulsiones

Una convulsión es una contracción involuntaria y violenta de los músculos del cuerpo, de algunos grupos musculares o de muchos grupos musculares. Las convulsiones generalmente se inician con una pérdida brusca del conocimiento y la caída de la víctima al suelo.

Causas de las convulsiones

Convulsiones
Fiebre alta en niños. (más de 38º sobre todo entre los 6 meses y los 3 años)
Abuso de drogasTraumatismo de cráneoIntoxicaciones
Abstinencia al alcoholInfecciones del sistema nervioso centralTumor cerebral

Cómo actuar ante las convulsiones

  • Tranquilizar a los presentes y conservar la calma

  • Llamar al servicio de emergencias

  • Tranquilizar a los presentes

  • Tratar de ser posible de evitar la caída de la persona, rápidamente sostenerla y suavizar la caída

  • Alejar de lugares peligrosos para evitar que se lastime (escaleras, balcones, ventanas, borde de piletas, etc)

  • Aflojar prendas ajustadas

  • Retirar anteojos

  • Limpiar la espuma de la boca para evitar que vaya a los pulmones

  • Proteger la cabeza con algún objeto blando

  • Se debe dejar que la crisis convulsiva siga su curso sin intentar contener a la víctima de ningún modo

Una vez que la convulsión finaliza (se llama periodo crepuscular), si la persona sigue inconsciente se la debe colocar en posición lateral de seguridad. Si está consciente, es apropiado apropiado ofrecerle ayuda sin imponérsela. Es posible que la víctima no recuerde nada de lo sucedido y le cueste comprender la situación, por eso hay que ser prudente y darle tiempo.

Lo que no se debe hacer ante una convulsión

  • No se debe introducir NADA entre los dientes (maderas, trapos, cucharas, etc).

  • No introducir los dedos en la boca.

  • No intentar contener a la víctima, ni de los brazos ni de las piernas.

  • No sumergir en agua fría a los niños.

  • No estimular a la víctima mediante pinchazos, pellizcos o sacudidas.

  • No exigir a la víctima que se levante.

  • No darle líquidos ni médicamentos.